Pensamientos para el cambio


De izquierda a derecha: John Taylor, Stephanie Rendle y Adrián Porras. (Cortesía de los entrevistados)

Por John Taylor y Adrián Porras

Hace aproximadamente 50 años, cuando mi compañera Stephanie y yo (John Taylor) viajábamos por toda América Latina, había una población de perros callejeros abandonados. Recuerdo, por ejemplo, verlos copulando en las calles de una ciudad en Bolivia; y en Perú, a un perro callejero que nos acompañó mientras caminábamos alrededor de Machu Picchu.

Exactamente 38 años atrás conduje por todo México, desde la frontera con Estados Unidos hasta la frontera con Belice, y todavía había una población de perros callejeros abandonados. Inolvidable fue la imagen de un niño en bicicleta arrastrando a un perro muerto, atado con una cuerda y llevándolo al basurero local.

También, hace 24 años visité Ecuador y existía una población de perros callejeros abandonados. En el transcurso de las 2 semanas que pasé en Quito, los vi en manadas y fui testigo de la muerte de uno. Además, fui testigo de cómo vendían cachorros en una canasta en el mercado.

Hace 10 años, Stephanie y yo viajamos nuevamente por México y todavía había una población de perros callejeros abandonados. Pasamos unas
6 semanas cerca de Morelia. Durante la primera semana en la carretera a Tzintzuntzan vimos dos perros muertos al lado de dicha carretera. En el intervalo de las posteriores 5 semanas observamos cómo los cuerpos se descompusieron. Cerca de Quiroga presenciamos un grupo de perros alimentándose de una vaca muerta y… nadie hizo nada.

John Taylor y Adrián Porras, junto con Stephanie Rendle, forman parte de Tudoridge Seminarios Caninos. A través de esta organización llevan sus seminarios sobre comportamiento, psicología, desarrollo y convivencia responsable con perros de forma gratuita a toda Latinoamérica.

En el año 2019, Stephanie, Adrián y yo, quienes conformamos Tudoridge Seminarios Caninos, viajamos por diferentes países tales como: México, Perú, Chile, Colombia, Cuba y Ecuador, y sí, continúan las grandes poblaciones de perros callejeros abandonados en cada uno de ellos. Hemos observado perros copulando en las calles de Chile y Ecuador, perros pasando sus vidas en los techos de las casas en México, perros callejeros con enfermedades de transmisión sexual no tratadas en Chile y Cuba.

No ha cambiado la actitud de la sociedad en general respecto a la responsabilidad para con los animales, y en particular con los perros. Lo que ha cambiado es el aumento en la población humana y, en consecuencia, un aumento en la población de perros abandonados.

Muchos de estos países en sus diferentes niveles de gobierno tienen leyes diseñadas para proteger a los animales del abuso y abandono, así como para sancionar a aquellos que sean encontrados violando una de esas normas. Sin embargo, tienen una aplicación muy débil debido a diferentes factores o, en algunos casos, inexistente. Estas leyes sirven simplemente como un reconocimiento simbólico de que existe un problema y nada más. El cumplimiento requiere personal capacitado y fondos; y en muchas localidades estos recursos “no están disponibles para un problema de tan baja prioridad”.


Adrián Porras en la preparatoria de la universidad de Guanajuato, México.

Por otro lado, la mayoría de las ONG concentran su tiempo y energías en campañas de rescate, rehabilitación, castración y adopción. En muchos casos, los voluntarios dedican sus vidas a rescatar, albergar, rehabilitar y encontrar hogares para perros abandonados. Por noble y necesario que esto es, el costo en términos de estilo de vida para ambos: las personas y los perros, es muy alto.

Es muy difícil que un individuo forme una relación significativa sobre una base familiar continua con más de tres o cuatro perros, por lo cual, la relación se diluye y, de hecho, se crea una atmósfera competitiva y a veces estresante para la atención adecuada. A pesar de lo anterior, se puede argumentar que esta vida es mejor que una vida en la calle.

Ahora, agreguemos a esta ecuación el costo financiero, emocional, el tiempo invertido y las oportunidades perdidas por muchas de estas personas para su avance personal y profesional, hasta que el costo final se vuelve incalculable. Después de todo el esfuerzo y los valores asociados por un número creciente, aunque relativamente reducido, de personas dedicadas y de buen corazón, el problema de los perros callejeros abandonados aún persiste y continúa en aumento.

Se percibe un ciclo perpetuo: cachorros, adopción, abandono, rescate, rehabilitación, cachorros, adopción, abandono… ad infinitum. Las mascotas no castradas y/o esterilizadas son criadas irresponsablemente por personas que producen cachorros. Los perros callejeros producen cachorros siguiendo sus necesidades naturales. Es decir, que por cada perro que es rescatado hay muchos más cachorros naciendo todos los días.

El rescate y la castración de perros es una necesidad importante y continua, y sin duda marca una gran diferencia en las vidas de aquellos que tienen la suerte de ser bien tratados. Sin embargo, el esfuerzo no cesa, generación tras generación. Todos los días nacen niños que heredarán esta problemática y unos pocos, empáticos y bien intencionados, asumirán el rol
de salvadores y activistas de los derechos de los animales en su tiempo.

Si después de 50 años de nuestra experiencia narrada, nada ha cambiado respecto a la actitud general hacia los perros, entonces evidentemente algo no está funcionando.

La indiferencia, la apatía y desconocer que existe un problema son las causas fundamentales de la aceptación de los perros callejeros como
un elemento más del paisaje de nuestros poblados y ciudades; la indiferencia y la apatía porque durante generaciones los perros abandonados en las calles han existido y, por lo tanto, se ha asumido como un hecho de la vida cotidiana.

No ver la situación como un problema, niega la necesidad de conocimiento y educación. La población general acepta la vida de los perros por lo que es, o por lo que se ha aprendido que es y, como tal, no hay un deseo real de cambio.

En el transcurso de la historia se ha limitado, en el mejor de los casos, a un esfuerzo sostenido para abordar los maltratos a los que han sido sometidos innumerables perros en el mundo entero. Los perros mismos no son conscientes de que gran parte de su población está en un modo de crisis permanente, pero los humanos sí tenemos esa capacidad de reconocer y abordar el dilema a través de la educación.

La sociedad en general y los organismos de gobierno electos para administrar el funcionamiento de un país están compuestos por personas, muchas de las cuales curiosamente son dueñas de perros. Es responsabilidad de todos los estratos de la sociedad asumir la tutela moral y ética de los perros que han sido marginados involuntariamente.

Siempre habrá un segmento de cualquier comunidad que se resista al cambio o se niegue a adaptarse, o a creer que las cosas deben mejorarse. Siempre escucharemos la típica frase “ya sé todo lo que tengo que saber sobre los perros”, aunque este saber haya sido meramente una transmisión cultural. Sin embargo, dado un argumento persuasivo impulsado por la concientización, se pueden transformar las actitudes generales que conduzcan a una mejor comprensión de la situación y a un rechazo del statu quo.

El cambio social es impulsado por descendencias sucesivas y los más jóvenes construyen sus visiones sobre lo que se les ha enseñado de memoria, por ejemplo, la exposición a la ética, la moral, la empatía, la honestidad y un sentido general del bien o del mal son parte del desarrollo de los niños y adolescentes. Aprovechar la oportunidad de formar la idea de la responsabilidad de cuidar y tener empatía genuina hacia todos los animales debe ser parte de la educación de cada niño y niña; no solo a nivel del jardín de infantes, sino también en la escuela primaria, la secundaria, la universidad y más allá…

Entonces, queda la pregunta: ¿qué progreso se habrá hecho sin implementar esta educación en los próximos 10, 24, 38 o 50 años en términos de maltrato y abandono?

Un comentario sobre “Pensamientos para el cambio

Agrega el tuyo

  1. Creo que la educación en las escuelas sobre el maltrato animal y el cuidado de estos es muy importante para niños y jóvenes,
    para ello los Ministerios de Educación de cada país deberian de implementar clases y no sólo en teoría, en la práctica ,enseñar a los niños lo importante que es el cuidado de los animales y sentir amor y empatía por todos ellos .
    Pero qué se puede hacer con los adultos violentos, maltratadores de animales que cometen atrocidades y ya tienen una personalidad marcada y no van a cambiar, para este tipo de personas debe de existir una ley que los obligue a entender y una ley severa para que tengan que cambiar obligatoriamente.
    Eso ya es algo que compete también del gobierno ,poner multas, y si es necesario encarcelar a la persona, porque matar a una persona es un crimen ,en cambio matar un animal es menos que nada.
    Y tal vez el ejemplo no es el mejor a la hora de comparar la vida de un ser humano con la de un animal, pero para mi las dos son valiosas, siempre soy del pensamiento que todos los que son capaces de maltratar y matar a un animal tiene un grado alto de violencia y no siente empatía por nada ni por nadie, por lo que es capaz de matar también a otro ser humano y es capaz de maltratar a niños, ancianos y a todo el que no le puede hacer frente.
    También el Ministerio de Salud Pública aquí en Cuba no ayuda para nada, Zoonosis es el peor ejemplo en este país, son unos despreciables y las personas odian a los que trabajan en eso son iguales o peores que los que botan o maltratan a los animales ,aquí en Cuba delante de niños, Zoonosis captura a los perros y los envenenan entonces que clase de educación le están dando a las generaciones .
    Por lo que creo que todo está mal en este pais ,desde la punta de la pirámide hasta su base,.
    Cuba tiene que cambiar y el gobierno Cubano tiene que hacer algo bueno por poner una ley protectora de animales y crear mecanismos ,funcionarios y personas capaces y de hacer valer esa ley y que se castigue con rigor.
    El maltrato animal es algo muy común y se ve a diario todos lo ven y nadie hace nada, los cocheros maltratan a sus caballos con golpes , largas horas de trabajo sin comida ni agua, y como se combate eso ,si hace años que pasa .
    Es crítica la situación de nuestros caballos y también muchos la critican pero nadie hace nada.
    Yo misma he salido en defensa de los animales y me han agredido verbalmente y me han amenazado con golpes y he tenido personas a mi lado y nadie ha dicho nada, por miedo y por no buscarse problemas.
    Pero si seguimos teniendo miedo y si seguimos sin meternos en nada por evitar problemas esto nunca va a. Cambiar y nuestras calles se han llenado de este tipo de elementos despreciables.
    Yo hablo de mi país porque es donde vivo, Cuba tendrá muchas cosas buenas , pero también muchas malas y está es una de las peores.
    Este país y este gobierno tiene que pronunciarse por una ley protectora de animales y luchar contra todo tipo de violencia y esta es una de ellas.
    Así que por favor si de algo sirve este escrito para la persona ó personas que lo lean creo que los medios de comunicación, los Ministerio de Educación y de Salud Pública, el MININT,la FAR,los CDR,el partido ,la juventud, los pioneros , la FMC todos deberían trabajar más y luchar porque nuestros niños y jóvenes crezcan en una sociedad mejor y una sociedad amorosa y respetuosa a todo lo que respire, camine, vuele y estoy segura que habrá más felicidad y más paz en la calle y los hogares cubanos.
    Qué salir a la calle sea un regocijo no un castigo para todos aquellos que amamos y repetamos la vida y los animales.
    Gracias .

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑