Con alma de animalista

Sergio Boris es uno de esos protectores que ofrece refugio a muchos animales. (Fotos de Sergio Boris)

“La compasión por los animales está íntimamente asociada con la bondad del carácter y, puede afirmarse que, el que es cruel con los animales no puede ser un buen hombre”.  Arthur Schopenhauer

por Claudia Larrea

En estos tiempos donde los animales se pierden por diversas razones, donde son abandonados, encontrados gravemente enfermos, amenazados con Zoonosis o con ser dormidos para siempre, lo que conocemos como casa temporal y refugio son las ayudas más solicitadas. Sin embargo, no todos los que colaboran en la causa del bienestar animal pueden satisfacer esta demanda de temporal, y Sergio Boris es uno de esos protectores. 

No obstante, en un contexto donde pocos son los que actúan, Sergio es un joven que lleva casi tres años intensos en él. Todo comenzó cuando vio por Facebook las iniciativas para ayudar a los animales; pensó que servir en una de ellas era lo ideal. Su creatividad y sensibilidad podían producir un cúmulo de ideas para mejorar la situación de los animales en Cuba. Y no se trataba solo de ideas, sino también de acciones.

Antes de llegar a su sitio, se puso en contacto con dos grupos de protección animal, pero no obtuvo las respuestas debidas. Luego supo de CeDA, escribió al Messenger de su página y la respuesta fue inmediata.  Asistió a una de sus reuniones y, desde ese momento, siguió creciendo como animalista…

Sergio y Sasha apoyando la iniciativa de Ceda por el Día del Perro.

CeDa lo cautivó: “…es la escuela que me formó. Llegué siendo apenas un niño de 18 años que no sabía nada sobre ser protector de animales. Me enseñaron todo; tuvieron la confianza de darme responsabilidades grandes, sin apenas yo tener conocimiento, para que me formara; dejaron que expusiera y concretara mis ideas para mejorar el grupo”. CeDA es para él: refugio, familia. 

Hoy, desde sus filas, es parte del equipo gestor, se encarga de diferentes vías para concientizar, un poco de las relaciones públicas, realiza actividades diversas (concursos, ferias de adopciones, talleres, etc.) y campañas de esterilización.

Si se analizara su trabajo por la causa, cualquiera diría que fue un niño criado entre animales, pero no fue así. Solo recuerda que en su casa tuvo un perro que murió cuando estaba en segundo grado, aunque, por otro lado, su abuelo rescató seis callejeros. Es por esto que Sergio piensa que hay quienes nacen con el don de amar a los animales y sacrificarse por ellos, y él es uno.

Sasha disfrutando de uno de sus paseos.

Por cuestiones de espacio y, quizás, otras ajenas a su voluntad, no tendría una mascota, así que durante un buen tiempo disfrutó los animalitos de sus amistades. Sus primeros animales se los debe a una gata que, inicialmente, solo podía alimentar. Hambrienta y agradecida por la comida, ella se colaba en el hogar para buscar a su ayudador. Como aún no tenía el conocimiento que posee hoy, Sergio se alegraba de que la delgada gata cada día engordaba más, pero resultó que su comida no era el único motivo. La minina parió en su casa y, de toda la familia, dos de los bebés quedaron allí: Rubia y Marcos, ambas hembritas, pero la hermana de Sergio eligió Marcos, pues se parecía a un compañero de la escuela. 

Parecía que dos gaticas era lo único que podía tener. Entonces, su padrastro quiso adquirir una perra pastora alemana y tuvo la oportunidad de criar a Sasha, quien finalmente se hizo suya. Por último, llegó Gus. Este gatico iba a ser adoptado por una señora. Sergio simplemente debía llevarlo, mas sucedió que la única interesada en adoptar era ella y, frente al desagradable espectáculo de su esposo, no valía la pena correr riesgos con una vida. Sergio lo llevó a su casa, se anunció la cuarentena por el COVID-19 y, durante el encierro, Gus se hizo parte del hogar.

Aunque cuatro son sus peludos, otros tantos le conocen. Está Lego, del cual Sergio es uno de sus paseadores y su compañero de juegos toscos; Pandora, la perra de pelea rehabilitada; ambos rescatados por Patricia y su mamá Beatriz. Es decir, aún los animalitos de sus amigos son parte de su vida.

Sergio y Rubia participando en el reto #YoSíTocoAMisMascotas.

A pesar de su edad, por la que a veces ha sido juzgado; pese a la limitante del espacio y no poder tener cierta cantidad de animales, las manos de Sergio Boris no se detienen… Ellas pueden ayudar en una campaña de esterilización, en una feria de adopciones; pueden andar a disímiles horas y por cualquier lugar con un animalito sin importar su estado; ellas se pueden cansar, pero no cesan… Hay un alma de animalista que las manejan.

“Sergio es un joven controversial, los que no lo conocen no se imaginan la persona madura que lleva dentro, la responsabilidad con que asume los retos. Es romántico empedernido, trabajador, vivaz, sencillo y siempre positivo. Amigo de todos y enemigo de nadie. Es un honor tenerlo en nuestra vida”.

Patricia Sánchez Abella

“Es un muchacho soñador, con muchísima voluntad de hacer el bien y de hacer del mundo un lugar mejor para los humanos y animales. Tropezará mucho en su camino porque es ley de la vida aprender así, solo deseo que su espiritualidad e inocencia no se le rompa”. 

Nathalie Osorio

“Sergio para mí es una persona especial, tiene una manera de llegar a las personas con tanto amor. Posiblemente sea una de las personas que más me hace reír, en fin: ¡un loco que yo adoro!”.

Klau Valdés

“Él es un truco de magia, una risa fugaz en tierra de nadie… el de la voz adulta y mente de niño”. 

Beatriz Batista

Marcos, la gatica nombrada por su hermana.

2 comentarios sobre “Con alma de animalista

Agrega el tuyo

  1. Aunque no he podido interactuar tanto como me hubiera gustado con Sergio, si puedo decir, por las veces que hemos coincidido, que tiene un carácter afable y sincero. Su amor por los peluditos es cosa ya comprobada, así como su entrega al proyecto animalista. Hermoso artículo para una hermosa persona.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑