¿Por qué se celebra en Cuba el Día del Perro?

Por Zoila M. Portuondo Guerra

Las más nuevas generaciones pueden estarse preguntando por qué se celebra en Cuba el Día del Perro el segundo domingo de abril. Y aquí se los vamos a contar.

A comienzos de la década de 1940 la Dirección General de Educación Física y Deportes (DGEFD), que era por entonces la encargada de las asociaciones, las exposiciones y los clubes caninos de Cuba (en 1952 pasaron al Ministerio de Agricultura), emitió una resolución destinada a crear en nuestro país el Día del Perro, que debía celebrarse, a partir de entonces, el segundo domingo de abril. No sabemos si se escogió esa fecha —aunque nos gusta pensar que sí— para rendir homenaje a Jeannette Ryder, la gran benefactora de los animales y los niños desamparados, fundadora del legendario Bando de Piedad, quien murió el 11 de abril de 1931. El propósito de celebrar el Día el Perro era honrar a este noble animal, incrementar la cultura canina en la población, satisfacer demandas informativas y abrir un espacio para el encuentro de los canófilos. En aquellos años, el Día del Perro se celebraba con exposiciones, conferencias y películas sobre temas caninos.  

Jeannette Ryder.

Con el paso del tiempo, la tradición fue quedando en el olvido hasta que, en 1994, varias asociaciones caninas —entre ellas, el Terrier Club de Cuba, el Club Cubano del Bichón Habanero, el Club Poodle de Cuba, la Asociación Nacional de Lebreles Afganos, el Club Teckel de Cuba y el Club Cubano de Perros Desnudos (sin pelo)— en conjunto con la Asociación Nacional para la Protección de los Animales y las Plantas (ANIPLANT) y la Federación Cubana del Deporte Canino (FCDC), decidieron rescatarla. Con este propósito, sus miembros, acompañados por sus perros, se dieron cita el domingo 10 de abril en el cementerio de Colón para reunirse frente a la tumba de Jeannette Ryder. Allí, después de pronunciar palabras de recordatorio, depositar flores y soltar palomas, los canófilos y sus mascotas desfilaron por la calle 23 portando carteles conmemorativos, y concluyeron su marcha en la calle G (Avenida de los Presidentes) donde se integraron al proyecto cultural y recreativo Carnaval de la Calle, que por entonces se celebraba allí los fines de semana.  

Marcha de 1994. La primera marcha en Cuba por el Día del Perro. Partieron de la tumba de la Ryder y terminaron en la calle G.

En los dos años siguientes —1995 y 1996— las asociaciones de la Federación Cinológica de Cuba (FCC), ANIPLANT y la FCDC, celebraron el Día del Perro con animados festivales de carácter cultural en el Pabellón Cuba, sito en La Rampa de El Vedado. Estos festivales se llamaron, respectivamente, Festican’95 y Festi-Jau’96. En el área expositiva del Pabellón cada asociación tenía su propio stand promocional mientras colateralmente se desarrollaban diversas actividades vinculadas con los perros y otros animales, pues se invitó a diversas asociaciones e instituciones relacionadas con ellos. Entre esas actividades estuvo, en Festican’95, el “Primer Encuentro de Protección Animal en la Jornada por el Día del Perro”. En este simposio, los participantes presentaron ponencias, dieron charlas y compartieron experiencias, lo cual generó un sanísimo y fructífero coloquio. El jurado estuvo integrado por los licenciados Mercedes Herrera Sorzano, Avelino Víctor Couceiro y Consuelo Menegías. Un extraordinario encuentro entre animalistas que, lamentablemente, no se ha repetido a pesar de lo útil y formidable que fue.  

A partir de entonces, ANIPLANT lideró la convocatoria para celebrar el Día del Perro cada segundo domingo de abril con una peregrinación hasta el sepulcro de Jeannette Ryder. Sin embargo, con el notable incremento del amor y la preocupación por los animales que ha tenido lugar en Cuba en los últimos años (especialmente, en la última década) y con el surgimiento de incontables grupos animalistas y protectores, el Día del Perro ha ido cobrando nuevos aires. 

Con motivo de la fecha, el 7 de abril de 2019 numerosos amantes y defensores de los animales, acompañados por sus perros, realizaron una marcha en la Habana que arrancó en el parque El Quijote, sito en 23 y J, en El Vedado, y concluyó en el cementerio de Colón, donde todos se congregaron una vez más junto a la tumba de la Ryder. La mayoría, y también muchos de los perros que los acompañaban, portaban carteles pidiendo que cesara el maltrato animal y que hubiera una ley para defender a los “sin voz”. También ese día se pronunciaron palabras de recordación a Jeannette Ryder. 

Tumba de Jeannette Ryder.

El año 2020, como todos sabemos, año de explosión de la pandemia del SarCovs 2, los cubanos no pudimos celebrar presencialmente el Día del Perro, pero sí lo hicimos en las redes sociales digitales. Y este año tal vez haya que hacer lo mismo, por igual razón. Sin embargo, podemos asegurar que la fecha no pasará inadvertida para los animalistas cubanos, que celebraremos en grande el día dedicado a nuestro mejor amigo.

*****************

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑